Si quieres cambiar el mundo tomando el poder, te metes en política.

Si quieres cambiar el mundo sin tomar el poder, montas una empresa hacker.