Tras años trabajando en tu negocio has desarrollado un elemento que, sin darte cuenta, es lo que hace que vendas entre tus clientes. Quizá cada uno lo llamamos de una manera pero seguro que al leerlo me vas a dar la razón: hablo de tu sello personal.

Es justo lo que nos diferencia de las máquinas, aquello que hace que el producto o servicio que ofreces sea único, diferente de cualquier otro y que además, a nuestro cliente le encanta. Vale, seguro que hay clientes que no lo disfrutan tanto porque han comprado por precio o porque llegaron a nuestro negocio por error. En el fondo sabemos que no queremos vender a este tipo de clientes porque son problemáticos y no valoran nuestro sello personal.

Pero, qué es el Sello Personal

El Sello Personal es esa parte de nuestra personalidad y de nuestra visión del mundo que plasmamos en lo que hacemos, en nuestro producto o servicio. Cuando un cliente compra lo que hacemos recibe esa visión del mundo tan nuestra.

Además, es el mayor garante ante las copias. Está claro, alguien puede copiar el resultado final pero no el proceso de creación que has seguido, ni el espíritu que hay detrás.

El sello personal se manifiesta cuando te conviertes tú mismo en parte de tu producto o servicio. Incorporas tu propia forma de pensar en lo que vendes, individualizas tu producto.

Hacer algo que nadie más, excepto tú, puedes hacer es un rasgo de las empresas del nuevo paradigma.

La clave para el boca-a-boca

Tener un sello personal le da a tu empresa mayor autenticidad. Y el cliente actual premia la autenticidad,  y la recomienda.

Por ello, tener un sello personal y contarlo hace que los clientes se recomienden unos a otros. No porque nosotros se lo hayamos pedido con vehemencia, sino porque les sale natural.

Porque entre tu y yo, no has montado este ‘tinglao’ con tanto esfuerzo para acabar haciendo algo que cualquiera puede hacer, ¿verdad?

Sin más, te dejo pensando en este concepto. Uno de mis favoritos ya que es imprescindible para pasar de tener una empresa a tener una MARCA.

En otro post te pondré ejemplos de negocios reales que han conseguido identificarlo y sacarle partido en su comunicación estratégica.

Kelly Sikkema