Estaba trabajando una tarde frente al ordenador y recordé que había dejado unos papeles en el salón. Me levanté de un impulso y bajé las escaleras de dos en dos. De repente algo me dijo que deshiciera el camino sigilosamente y volviera a mi habitación. Me asomé muy despacio por el cerco de la puerta intentando ver mi mesa de trabajo y mi ordenador. Allí estaba, el ratón se movía alegremente por la pantalla y alguien parecía tomar rienda suelta de mis archivos, mis emails, de mi vida… Todo era cierto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies