– Hoy ha dado usted una clase muy interesante. Ha sido fascinante, aunque equivocado. Se arriesga mucho animándoles a que se hagan artistas. John, cuando se den cuenta de que no son Rembrandt, Shakespeare ni Mozart le odiarán por ello.
– No quiero artistas, George, quiero libre pensadores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies