Releyendo “El poder del mito” me ha gustado mucho este concepto y estoy plenamente de acuerdo con él. Un buen maestro es aquel que te ayuda a ponerte en contacto contigo mismo, aquel que refuerza la singularidad de una persona. Y esto vale para cualquier transmisión de conocimiento, ya sea de un padre a un hijo o incluso de un profesor a un alumno.

“Es como un atleta con su entrenador. El entrenador le dice cómo poner en el juego sus propias enegías. Un buen entrenador no le dice a un corredor cómo debe mover los brazos ni cosas como esa. Lo mira correr, y después lo ayuda a corregir su propio modo natural. Un buen maestro está ahí para ayudar al joven a reconocer sus posibilidades; para darle consejos, no órdenes. La orden sería: ‘Así es como lo hago yo, tú debes hacerlo así también’. Hay artistas que les enseñan así a sus estudiantes. Pero de cualquier modo el maestro debe explicar, dar algunas reglas generales. Si no tienes a alguien que lo haga por ti, tendrás que hacerlo todo por ti mismo, como si te vieras obligado a reinventar la rueda.”

Luego sigue explicando que en los libros y autores también puede haber grandes maestros.. y explica cuáles fueron los suyos.

En esto de emprender, donde a veces toca ser maestro y a veces aprendiz, conviene tener esto claro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies