Llevo ya tiempo leyendo noticias sobre una tendencia de consumo que me parece interesante y creo que refleja un cambio de paradigma en el consumidor.

La caída de los grandes almacenes

Tras años en los que el consumidor disfrutaba de comprar a los grandes centros comerciales, grandes superficies ubicadas sobretodo a las afueras de las ciudades, esto parece que empieza a cambiar. De hecho, es alarmante cómo en Estados Unidos se está produciendo el cierre y abandono masivo de la mayoría de estos macro-centros comerciales. Y ya se sabe que lo que ocurre allí antes o después acaba llegando aquí.

Esta tendencia me interesa mucho porque no hablamos de una tendencia económica, sino de algo que tiene más de sociológico, con origen en el comportamiento humano.

El consumidor ya no tiene tiempo ni ganas de desplazarse a una mole comercial donde es muy fácil perderse y donde, además, hay que dedicar mucho tiempo para hacer la compra. Esto que antes fue un boom ahora parece que está cambiando.

¿Hemos dejado de ver las compras como parte del ocio y queremos ir a un lugar donde ya saben qué es lo que nos gusta y cómo nos gusta? Puede ser.

Podemos entender entonces que el consumidor ya no busca el comercio que tenga más metros, más productos, con una campaña de publicidad en prime time más agresiva; sino aquel en el que siente que puede confiar.

Esto es una buena noticia para la pyme

Indica que pese a la tendencia monopolística del mercado (compramos en Amazon, aprendemos en Google y socializamos en Facebook) la gran superficie está en crisis, y lo que ahora valora el cliente es que una marca sea auténtica y que genere un vínculo de confianza con el cliente.

El consumidor desea confiar en una marca (online u offline) que entienda sus necesidades, pre-seleccione sus productos/servicios y se los ofrezca tal y como los necesita. Que haga una curación de contenidos partiendo de la experiencia que desea recibir.

Pero es una noticia para reflexionar, y actuar

Porque la confianza son palabras mayores, es algo muy difícil de construir y muy fácil de romper.

Las pymes tenemos que ponernos las pilas y empezar a analizar el tipo de relación que tenemos con nuestros clientes. ¿Nos compran a nosotros por inercia, por precio, porque les viene cómodo? Ok, jugársela es cosa de cada uno, pero si realmente quieres tomar la iniciativa y aprovechar este viraje del modelo, más nos vale posicionarnos bien ante lo que está por venir.

Sobretodo, porque las grandes, de nuevo, ya lo han entendido y están actuando.

Frente a lo masivo, lo pequeño; frente a la escala, el alcance. ¿Te suena? Ya te avanzábamos algo en nuestras tendencias de 2018.

No se trata de David contra Goliat, se trata de saber leer las señales que nos brinda el contexto.

Hacerlo bien puede ser la diferencia.

¿Cómo trabajáis la confianza desde tu empresa? ¿Y desde el ámbito comunicativo?

unsplash-logoGyorgy Bakos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies